junio 9, 2020

Domingo según lo planeado

Domingo según lo planeado

En primer lugar tengo que pedir disculpas porque se me acumulan las entradas y luego publico todo del tirón, por lo que recibís los post de 3 en 3, pero no ecuentro el momento de ponerme a escribir una vez acabo el entrenamiento.

El domingo Jose Luis se encargó de empezar a meter kilómetros en las series. Como he dicho en otro post no soy amigo de cargar muchos kilómetros en las salidas si no hay un objetivo definido, pero también estoy mas a gusto cuando hago un volumen de kilómetros a la semana que vea que me merezca la pena y los 25 que estaba llevando con los tres días de entreno semanal que Jose Luis programa a nivel genérico se me hacían cortos.

He acabado la semana con casi el doble de kilómetros que la semana anterior. He pasado de 27 a 53, no es ninguna locura, pero empiezo a sentirme mejor desde el punto de vista anímico.

El sábado por la tarde acabé en IKEA comprando el dormitorio de mi hijo. ¿Por qué doy este dato? Pues porque este tipo de acciones siempre me sienta mal si tengo que correr al día siguiente. Imagino que el paso cansino que se lleva en la tienda más la acumulación de horas de pie y después el sofocón de cargar los paquetes, hacen que las piernas se me pongan pesadas para el día siguiente.

El domingo sonó el despertador bastante temprando, a las 6:45. No quería que pasará nada con la calor como la semana anterior ya que me daba una ruta aproximada de 1 hora y media corriendo.

¿La ruta? Pues como no quería ir pendiente del reloj en una ruta de sube y baja, elegí una ruta que es más larga y que además tiene terreno favorable durante su mayor tramo.

La verdad que durante el calentamiento costó controlar la potencia, pero no le eché mucha cuenta porque como iba subiendo sabía que no dejaría de pitar.

Y llegó el momento del tramo central. En este caso, tras el kilómetro y medio de calentamiento llegaban los 13 kilómetros que teníamos programados al 90% de la CP, es decir, a 297 watios. Probé a llevar el entreno programado desde Training Peaks, y en lugar de con un tramo de potencia programado, lo que hice fue ponerle un objetivo de potencia en esa cantidad a la que tenía que correr.

El reloj era una orquesta, pero me gusta cuando me avisa, ya que aunque iba escuchando música, notaba las vibraciones tanto cuando me iba por debajo de la potencia como cuando llegaba un tramo de subida o llano y llevaba más alegría de la cuenta.

Todo fue bastante bien y en con la música, pues me olvidaba de ver el ritmo. Aunque en una segunda pantalla de la app de stryd llevaba configurado el ritmo y el pulso, la verdad es que apenas lo miré. Iba mirando la pantalla principal de la app de stryd en la que por ningún lado aparece la potencia.

Los kilómetros comenzaron a pasar rápidos, buena señal ya que lo estaba llevando bien y además iba pendiente de la música más que del reloj que alguna vez pitaba.

Tras un primer tramo de camino de tierra, giro a la derecha y tramo de unos dos kilómetros de asfalto, donde hubo que sujetarse porque cuando la zapatilla agarra siempre se acelera el ritmo un poco y vuelta, para acabar, con otro tramo de camino rompepiernas porque sube y baja todo el camino y acababa el entreno además en una subida.

La verdad que el ritmo fue un poco más alto que otros días, provocado sobre todo por ese primer tramo de pendiente favorable y eso ha hecho también que mi cabeza pare un poco los fantasmas de correr demasiado lento. Otro dato a tener en cuenta es que, aunque me fui un poco por encima de potencia, las pulsaciones han ido bien ya que tampoco había tenido unas pulsaciones tan bajas. Como ya he comentado en posts anteriores, soy de pulso alegre y en las carreras no es extraño sacar medias de 170 pulsaciones porque soy de guardarme poco en las carreras. Aquí estuvimos todo el entreno en 151 de media, con lo que aún quedaba un poco de motor en la reserva para poder tirar un poco más.

Al final, lo importante de estos entrenos es buscar la acumulación de "costumbre de kilómetros" y enseñar a los músculos a que aguanten este tipo de carga más larga. Eso salió bastante bien y ya veréis en la siguiente entrada el porqué os lo digo. Además llegar a casa contento, hizo que después me tuviese que montar el dormitorio comprado el día antes y aunque notaba las piernas algo pesada, no estaba agotado como en otroas tiradas de domingo. En parte de debe a esto:

Lo que se bucan, son los entrenos en la zona 3 que es la zona de confort, aquella que nos permite mantener un esfuerzo continuado sin que nos desgastemos mucho. Hay alguna parte en la zona 4 debido a las subidas del terreno que de repente cuando venía de otro terreno, hacían que tuviese que regular un poco para no irme muy alto.