mayo 17, 2020

Empezamos con las molestias

Empezamos con las molestias

Esta semana ha habido bastante menos salidas y además llevo parado desde el lunes porque me sentía con mucha sobre carga y una molestias estos días en la cintilla iliotibial. Me molesta incluso camninando y tengo la sensación de cómo si me estuviesen tirando de las piernas hacia abajo y me fuesen a desencajar las piernas de las caderas.

Así que tras haber descansado martes, miércoles y jueves, ya me subía por las paredes el viernes y decidí salir un rato a pegar un trote y a escuchar al cuerpo a ver cómo estaba.

Decidí salir por una ruta más o menos plana dentro de lo que en mi pueblo puedo permitirme ya que aquí siempre son cuestas.

También quería controlar el ritmo para no pasar de 300 watios, pero una vez que salgo, no se porqué, cojo la marcheta del 5:30 y vamos que nos vamos.

Todo el camino fui con molestias, con malas sensaciones y con pinchazos leves en la zonas de cadera-glúteo. Éstas fueron desapareciendo a la vez que el músculo ya iba calentándose, pero era uno de esos días que tú sabes que vas a escucharte más que a correr.

Salida de apenas 30 minutos y con un recorrrido de 5,51 kilómetros.

Aparte de por las molestias, ya lo he comentado con Jose Luis, que me cuesta mucho mantener un ritmo constante basado en la potencia. Quizás es un defecto basado en el históricos de entrenamiento basados en el crono o en el pulso, quizás es mi corazón caliente que hace que vaya siempre un puntito más alegre de lo que debería ir.

Al llegar tuve que estirar para ver si me encotraba algo mejor al día siguiente y al acabar, me preparé un vaso de agua con una cucharada de Glutamina, que es lo que tomo cuando los entrenamientos se acumulan y que me fue genial durante la preparación de la maratón.