mayo 23, 2020

Jueves de ritmo controlado

Jueves de ritmo controlado

Si la cabeza iba con miedo por como acabó el último entreno, la verdad es que no sabía cómo iría éste.

Los entrenos los veo cortos en distancia y en una primera opinión, pero la verdad que viendo como estoy de cargado, incluso los agradezco que sean así porque si fuesen más largos creo que no podría con ellos.

Este jueves, Jose Luis nos había preparado el siguiente menú:

  • 1,5 kilómetros a ritmo lento
  • 3 kilometros a Tempo Run, es decir, al 95-100% de tu CP
  • 1,5 kilómetros a ritmo lento para enfriar.

Como quería probar sensaciones y no tener problemas de volverme desde demasiado lejos, pues otra vez al polígono. Tengo que decir que están asfaltando el polígono pero que no es culpa mía por gastarlo estos días. La verdad que lo han dejado de lujo porque no hay ni un bache ahora mismo y callejeando sabía que no acumularía desnivel alguno por dicho polígono.

Los primeros 1,5 kilómetros fueron agradables. Esperaba tener molestias, pero la verdad que eran más del miedo que llevaba a sentirlas de lo que en realidad tenía. Lo que sí hacía era muchísima calor. Por aquí ya estamos llegando a los 40 grados por la tarde y aunque era de noche, iba sudando muchísimo.

Llegué al sitio desde donde iba a salir, para aprovechar las calles del polígono en sentido longitudinal y poder hacer los kilómetros con los menos cambios de sentido posible y sin apenas subidas.

La arrancada fue difícil, pero más que nada porque iba pendiente del reloj para controlar la potencia. Era un gesto que ya tenía olvidado y que sólo hacía en las series. Cuando salgo a trotar o rodar, apenas miro el reloj y voy por sensaciones.

Paso por el kilómetro 1 y los resultados, pues un poco por encima de lo que debería. Paso en ritmo de 4:38 y potencia de 357 watios, 17 por encima de lo que debería.

Paso por el kilómetro 2 y los resultados similares al kilómetro 1, ya le voy cogiendo el truco a esto. 4:40 de ritmo y potencia de 352 watios.

Y llega el kilómetro 3 por el que paso y acabo esta fase del entreno en ritmo de 4:41 y potencia de 364, pero porque estos giros son en subida.

Aflojo el ritmo para ir a la recuperación y voy volviendo para casa, donde me enfrento a una de las cuestas grandes que tengo antes de llegar que me hace muy difícil controlar la potencia a 300 watios.

Llego a casa con sensaciones mucho más positivas que el entreno de series cortas.

Al sincronizar por el orden de siempre, paso el entreno del reloj a la app del teléfono, luego salta la notificación de Strava que me permite actualizar los anillos del apple watch con los consumos de calorías y los minutos realizados, y por último stryd que me envía la notificación que mi CP ha subido un poco más hasta los 345 watios.