junio 9, 2020

Lunes para soltar piernas

Lunes para soltar piernas

Y vuelta al lunes. Como vemos ya estamos en ritmo y rutina anteriores.

En mi caso aún estoy esperando a que la empresa levante el ERTE que presentó para volver a mis 8 horas de jornada. Esto tiene su parte buena y su parte mala. Pero esto no lo voy a debatir en este blog, que no trata de esto.

Tras dejar pasar la mañana, Rosa se fue a caminar sobre las 19:10. Yo tenía planeado salir 8 kilómetros a soltar piernas con mi hija Alba, ella en bici y yo tranquilo a su lado como hemos hecho estos días atrás, pero tras su clase de inglés me dijo que no tenía ganas de salir con la bici, así que me fui sólo a soltar piernas.

En el kilómetro 1,5 me encontré con un compañero del club que se desviaba por el camino que yo iba a coger. Saludos desde lejos a él y a su mujer que tiene una voluntad increible. Luego seguí y viendo la hora que era, decidí ir a saludar al grupo principal del club compuesto por el entrenador y por 19 compañeros que habían quedado en una plaza fuera de la pista por la obras y auqnue aún no soy amigo de reuniones de este tipo por la situación aún con el COVID, echaba de menos a la gente y me pasé a saludar. Al final acabé haciendo el 100 metros a tope que tenían con ellos y he de decir que Vane estña muy fuerte y si no llega a ser porque la recta tenía 130 metros en lugar de 100, me lo hubiese puesto bastante difícil. Desde aquí animo a Vane a que este año se animé y de el salto a la pista. Está bastante rápida a pesar del parón.

Al despedirme el reloj me decía que aún quedaba la mitad del entreno, así que vuelta para casa trotando muy tranquilo. En una potencia por debajo de 300 y un ritmo de 6:00 minutos/kilómetros.

Cuando ya había acabado con lo programado y como me sentía bien, llamé a Rosa y le dije que me iba a pegar un desvío para hacer un poco más y que llegaría más tarde, así que me fui para hacer un poco más, eso sí subiendo.

Al final, 10,44 kilómetros con un ritmo tranquilo, un pulso bastante bajo y la bronca de training peaks que me dijo que el entreno había sido superior al programado.

La verdad que llegué a casa bastante contento y con ganas de enfrentarse a un martes de series en pirámide con fuerza.