mayo 27, 2020

Martes de series, recuperando motor

Martes de series, recuperando motor

Los martes. Ese dia al que los corredores del grupo que está llevando Jose Luis comienzan a acordarse de los miembros familiares más lejanos y más cercanos del chaval, que sin tener culpa de nada, nos ppone la series del infierno.

Y os lo digo yo porque lo paso especialmente mal en las series cortas. Por mi peso no soy un corredor explosivo, sino que soy un corredor de ritmo. Lo paso mal en las series de 100,200,300 y hasta 500 metros. A partir de ahí comienzo a encontrarme más cómodo.

Y creo que eso mismo ha pasado hoy. Eran intermedias, ni cortas ni largas.

El menú de Jose Luis era el siguiente:

  • 15 minutos de calentamiento
  • 5 x 800 a ritmo de 112% de la potencia crítica, descansando 2 minutos entre repeticiones
  • 10 minutos para volver a la calma.

Comencé el entreno un poco preocupado porque la pista sigue sin estr abierta por unas obras que están realizando. Ya debería estar abierta al cambio de fase, pero por estas obras, no ha sido así. Aparte de esto soplaba un vientecito de levante, que si bien no es medible con el stryd que tengo de préstamo, te hace forzar más y aparte aporta calor.

Salí muy tranquilo, con un gemelo un poco con afán de protagonismo al notarlo pesado a cada zancada, pero evidentemente esto mejora cuando se calienta el grupo muscular y esas molestias desaparecen. Y aquí iba yo, otra vez camino del polígono a hacer el entreno.

Salida de la primera repetición, sin referencias de ritmo para esos 800 metros. Sabía donde empezaba, pero no donde acababa y tampoco donde podía llevar referencias para saber si iba bien o mal. Así que viendo la salida y la potencia desarrollada, decidí que intentaría hacerlas a ritmo de 4:00/km que más o menos, me daba una potencia similar a la que debía desarrollar. Esta potencia debía de ser de 386,4 watios. Y el resultado fue el siguiente, 392 watios a ritmo de 4:07/km.

La recuperación la hice caminando hacia el punto de salida de nuevo, por lo que los descansos se han ido un poco más largos de esos dos minutos, unos 20 segundos más.

Salida de la segunda repetición, ya con las cosas más claras de ritmo en las piernas, control de la potencia y sobre todo, sabía donde estaba la linea de meta. Así que con buenas sensaciones y cero molestias, hice esta segunda repetición. El resultado pues éste, 396 watios a ritmo de 4:02/km.

La tercera he de decir que es la que mas ha dolido. Se me hizo eterna e incluso llegué a dudar de poder con el entreno. Dolió en las piernas pero más en la cabeza, quizás por saber a qué y hasta donde me enfrentaba. El resultado fue de 398 watios de potencia y ritmo de 4:00/km.

La cuarta es de esas de que te autoconvences diciéndote que ya prácticamente lo tienes hecho porque ya has pasado la mitad. Hay que ver como juega el coco con estas sensaciones. Salida, como siempre un poco más fuerta y mirada al reloj, para regular ritmo y no reventar. El resultado, prácticamente igual que la anterior. Me gusta ser un reloj en las series y volvía a encontrar estas sensaciones. 400 watios y ritmo de 4:01/km.

Y llegó la última. Aquí decir que la mente ya sabe que esto se acaba. Duelen las piernas de lo acumulado, pero siempre piensas que ¿cómo no voy a poder con esto si ya lo he hecho? Me queda una y a rodar para casa. Pistoletazo de salida y como siempre en la última serie, cabeza para no hacerla a tope. 397 watios y 4:02/km de ritmo.

Recuperación de aire y para casa trotando y disfrutando de los Orishas que se habían venido a hacer las series conmigo en mis oídos.

He de decir que hay una pequeña diferencia entre los ritmos de stryd y los ritmos que me da Garmin, pero son debido quizás a los recortes a la hora de hacer la selección para colgarla en la web.

El Garmin dio estos datos.

Ahora a por el entreno del jueves, ya que fósico no lo cuento por aquí. A ver si repetimos sensaciones.