mayo 23, 2020

Primeras series cortas....

Primeras series cortas....

Y tuvimos que parar el entreno.

Este podría ser un resumen breve y conciso de lo que pasó en el entreno, pero creo que merecéis una justificación y una explicación del entreno.

Empezamos con Jose Luis, que colgó el entreno la noche antes par que supiésemos lo que teníamos que hacer. El entreno era:

  • 15 minutos a ritmo lento, lo que en mi caso estoy empezando a acostumbrarme a que es 300 watios o menos.
  • 8 series de 400 metros al 115% aproximadamente de mi CP, lo que vendría siendo 391 watios, con un descanso de 2 minutos entre repeticiones.
  • 10 minutos de recuperación a ritmo lento para volver a meter las piernas en ritmo deseable.

Pues me dispuse a buscar un sitio liso, porque la pista de atletismo sigue cerrada y estará así hasta el cambio de fase por el coronavirus. Me fui para el polígono donde realicé las series de 500 para el cálculo de la potencia crítica. En esa misma recta saliendo del mismo sitio sólo tenía que aprovecha la recta al completo, hacer el tiempo de recuperación y volver por el carril contrario.

Tras los 15 minutos de calentamiento y una vez tomada la distancia, tocaba tomar referencias.

Se me hace muy difícil tomar referencias fuera de la pista y sobre todo en la larga recta donde las hacía, así que como siempre, intenté por sensaciones y comprobar que esas sensaciones son acordes a los ritmos que tenía que llevar.

Jose Luis puso una tabla con los tiempos a realizar según el tiempo a desarrollar en un 10K. Siendo realistas, me fui al ritmo de sub 50 minutos, ya que ahora mismo estoy muy lejos de acercarme a la marca de 40 minutos, y esta de 50 era bastante más real. Así que según su nota, debía ir a ritmo de 4:25 minutos el kilómetro.

Arranco en la primera y oye ni tan mal, cuando voy por el 200 notas que esa recta no se acaba nunca, 300 metros, ya va pesando y llego al 400. Paro el reloj y he ido a ritmo de 3:51 y he desarrolla una potencia de 417 watios, lo que se traduce en que he ido más rápido de la cuenta de ritmo y al 122% de la potencia crítica, un 7% más de lo que envío el mister. Acabo con una sensación rara porque mis sóleos protestan como estos días atrás, pero sin embargo no hay dolor mientras estoy en plena serie. Recupero esos dos minutos y voy a por la segunda.

Salgo a por la segunda. Me doy cuenta mientras corro que no tengo dolor en los sóleos y voy pensando en que si va así la cosa, podré hacer las 8 repeticiones. Media recta y pensamientos de vamos a por la otra mitad que cuando llegas al 300 parece que es más largo en un sentido que en otro. Llego al 400, paro el crono y las siguientes zancadas andando son de dolor puro. Lo que no me duele corriendo, es un dolor importante cuando camino. Este 400 ha salido a ritmo de 3:48 y con una potencia de 412 watios, es decir, 121% de mi CP.

Toca arrancar la tercera repetición con muchas dudas. Salgo y el dolor va desapareciendo, la cabeza ya no sé ni lo que pasa por ella porque no me lo explico que algo me duela haciendo un mínino esfuerzo como es andar, pero no me duela cuando aprieto en carrera. Llego al 400 y paro el reloj. Ritmo de 3:47 y potencia de 416 watios. Y al parar, prácticamente ni poder caminar. Decido que la siguiente es la última.

Salgo a por la última. Puedo correr rápido aunque ya se nota el cansancio y sobre todo la cabeza. A pesar de ser la última, no soy corredor de esos que hacen la última serie a todo lo que da el cuerpo. Soy de hacerlas todas al ritmo marcado. Sigo corriendo y que recta más larga. Llego al 400, paro el reloj. Ritmo de 3:53 y 402 watios, es decir, al 118% la más cercana al ritmo que quería Jose Luis. Al parar, las mismas sensaciones y ya harto de esos dolores decido volver a casa, andando porque soy incapaz de trotar.

Casi no puedo subir las escaleras y me voy a la ducha tras haber estirado con bastante dolor localizado.

Menos mal que el miércoles toca descansar.