mayo 11, 2020

Y volví a disfrutar bajo el agua

Y volví a disfrutar bajo el agua

Sábado, 19:30 horas, diluvia y ahí estaba yo comenzando a cambiarme de ropa, deseando que llegarán las 20:00 para poder salir a correr y disfrutar pisando charcos y ¿por qué no? correr con menos gente en la calle.

Calcetines, culotes cortos, camiseta, zapatillas de deportes atadas, corta vientos de la maratón de Sevilla (el rosa) y la visera para evitar ir con la cara apretada porque la lluvia no te deja ver.

Sólo un pensamiento, que no pare, que no escampe.

Y así fue. Los primeros 25 minutos fueron de agua con fuerza. El corta vientos goteaba e incluso llegó a calarse. Los tiempos eran lo de menos, era momento de disfrutar pisando los charcos. Entiendo que haya gente que no salga a correr cuando llueve, yo mismo lo hago si no tengo un objetivo por delante, pero estando en confinamiento, no voy a perdonar ni un sólo día de los que pueda correr.

Era un día de trotar y de no hacer cambiso de ritmos. Aproveché para ver como podía usar stryd pero en el perfil de carrera de Garmin que me gusta más. Primero porque la velocidad actual (pace) en stryd no me estaba siendo reflejo e iba unos 10-15 segundos por debajo de lo que mostraba cuando cortaba en el autolap de 1 km automático.

Por alguna razón, la nueva versión de stryd se instala como un perfil de carrera más en el Garmin, mientras que la versión antigua y que ya no tiene soporte, te muestra el campo de potencia como un campo más dentro de la configuración de perfil de carrera.

Aparte de esto hay que que configurar el stryd como sensor de pie y a partir de aquí, salir a probar.

Aquí el ritmo ya se mostraba en la zona correcta y con el dato correcto, fue casi todo el camino a 5.30-5:35 y así pude ir viendo también la potencia real en el momento. Aproveché también para ver la equivalencia entre potencia y pulso, ya que normalmente a más potencia desarrollada más alto va el pulso.

Ya voy viendo en estos días que voy recuperando pulsaciones. Como dije anteriormente, soy un corredor de pulsaciones "alegres" y sin embargo tras una semana el pulso mientras voy a ritmo crucero de 5:30 ha bajado a unas 160 pulsaciones en llano. Eso, actualmente se corresponde más o menos a unos 300 watios de potencia, aunque oscila hacia arriba o hacia abajo con más facilidad que las pulsaciones, aunque hay que admitir que quizás sea por el sensor de muñeca, ya que éste es mucho más lento que la cinta pectoral que está guardada en la mochila de las carreras, ya que estos días tampoco me hace falta que sean exactas, ni que las variaciones sean inmediatas. Con esto os quiero decir que tengáis ojo. Es muy cómodo el sensor de muñeca, pero primero es menos fiable ya que da unas 4-5 pulsaciones más en mi caso y segundo, el ritmo de variación es muy lento. Se me ha dado el caso que en series cortas (200-300 metros) he ido a 140 pulsaciones durante la serie y al ir recuperando a la siguiente serie, he llegado a ver pulso de 170-175 mientras que caminaba hacia la salida.

Fue una hora de rodaje como un reloj. Los kilómetros finales, subiendo o bajando, marqué siempre el mismo ritmo, rodando a 5:30/km los últimos 5 kms.

Al llegar, toalla en la puerta por parte de la jefa para que ni se me ocurriese pensar en entrar mojado en casa y prácticamente me quedé casi desnudo en el hueco del bloque donde damos las puertas de los vecinos.

Como siempre ritual de sincronización y Garmin diciendo que estaba alto de entreno, de momento estoy bien, pero muy cerca del limite superior que acerca al sobreentrenamiento.

No ha habido cambio de Critical Power, aunque si lo ha habiado de stress de entrenamiento.